19 mar. 2015

Las batallas, los combatientes y los otros (comentario a los poemas de Rodolfo Hinostroza) / Mirko Lauer

Fotografía del poeta Rodolfo Hinostroza.
(Fotografia extraída de: www.cultura.gob.pe/)

Cuando Rodolfo Hinostroza decidió reeditar en Lima su primer libro de poemas suprimió de la edición cubana una 30 páginas de imitaciones del tono medioeval y dejó para el público peruano la parte más importe de la obra: 12 poemas que tratan acerca de los días en que Cuba vivía el peligro de un ataque nuclear -la Crisis de los Cohetes del Caribe en el año 1963.
Aunque el poemario, escrito en versos libres y largos cuyo estilo recuerda a los poemas tropicales de St. Jhon-Perse y los diálogos históricos de William Shakespeare, asedia una problemática más difícil de fijar en el tiempo: la situación del individuo ante el fenómeno de la cultura dentro de la historia y el compromiso político-militar. CONSEJERO DEL LOBO(1) es un libro sobre la poesía escrito alrededor de una batalla: sus múltiples personajes viven como eventos próximos cuyo sentido se desvanece rápidamente ante la observación.

La voz del autor transita por el libro como un personaje que entabla conversaciones y recoge experiencias de diversos momentos histórico, para luego entretejerlas con sueños y recuerdos de la infancia. Tras esa voz hay una conciencia que se desplaza por una imaginería plagada de violencia y sufrimiento inútil interpretando el sentido de las cosas desde diversos puntos de vista. En el poema "Juana de Arco" la dolorosa muerte de la doncella de Orleans es un argumento contra la gloria y aquellos que se han dejado perjudicar por ella: "Cuántos Juan Lanas no fueron obsedidos/ por las grandes palabras de capitanes negro, y luego/sucumbieron en batallas inútiles en el deslumbramiento inútil?". El poema "Al caído" es una furiosa embestida contra los administradores de masacres, ausentes en la hora de la batalla: "Que te sirva el reposo que hurtas entre el ronquido de las máquinas/calculadoras. Para ti no se hicieron las leyes de la guerra,/y supones que para nosotros sí. Que te sirvan los sueños que compartes/con tus hijos ya adolescentes". A través de todo el libro pasado viene en auxilio del poeta para proveerlo de ejemplos y coyunturas que apuntan hacia la gratitud y la injusticia básica de los esfuerzos bélicos, así como hacia la crueldad de sus pormenores políticos. Evidentemente el mensaje del poemario es contra el reposo del burócrata: sin embargo su publicación en La Habana 1964 y Lima 1965 -dos lugares cuyas intelectualidades vivían de manera intensa el problema de la lucha armada- no facilitó su difusión. Ciertamente algunos cambios de actitud de los gobiernos marxistas latinoamericanos respecto a las formas de lucha en este continente ubican a Consejero el Lobo en una nueva posición.

A pesar de que trata temas fuertemente diseminados en el tiempo y en el espacio, CL mantiene una coherencia estilística y de sentido que el autor ha explicado alguna vez utilizando una metáfora marina: no es indispensable ver a un galeón hundido bajo las aguas para saber que él está allí; basta con ver una que otra tabla del costillar asomando sobre la superficie del océano para recomponer a imagen total. CL es un galeón cuyas costillas se extienden por miles de años y kilómetros para dar al lector una imagen total del significado de la guerra en la historia. En un poema que le trajo algunas dificultades -"La Noche"(2)- un grupo de jóvenes hace un alto en las celebraciones para escuchar "una canción provenzal del siglo diecisiete": "Marcho a la guerra/ y así prosigo/ de antepasados/ sino fatal. // Marcho a la guerra./ Amo tus ojos. // Marcho a la guerra./ Todos han muerto./ No hay un culpable,/ ni a quien juzgar." En "Abel" el bíblico hermano muerto afirma:  "No veré la tierra prometida que vosotros construiréis/ entre el hierro y la metralla. He sido arrojado/ por la espantosa violencia de la Idea,/ a otras playas, otros símbolos, una muerte peor que la que conocieron/ vuestros héroes". En"Horacio" -bello coloquio en medio de una batalla momentáneamente detenida- "El que va a intervenir en la batalla/ orina, como poco, y besa a su mejor si es que la tiene."

Formalmente CL está construido con un lenguaje rico en imágenes cuyas metáforas aparecen siempre reforzando un juego conceptual ("El cuerpo/ de un hombre muerto pesa como una luna desprendida") Esto da al texto un tono de racionalidad alucinada que raya en lo profético. Allen Ginsberg ha escrito que "quien ausculta su corazón y habla con franqueza tiene derecho a reclamar dotes proféticas"; Hinostroza las reclama, acudiendo a contextos bíblicos y situaciones dramáticas de la historia occidental para decir su palabra. Contribuye al efecto de alucinación del libro el hecho de que el poeta pone en un mismo plano acontecimientos históricos y personajes literarios: en esta hábil confusión la imagen del pasado se torna irreal y las imágenes poéticas cobran solidez. Es por este mecanismo que en CL la épica de la poesía puede ser enfrentada victoriosamente a la épica de la guerra. Fue José Lezama Lima quien describió a los cuadros de Breughel como manifestaciones de una nueva sensibilidad entre los siervos europeos: allí todos danzan y el pueblo se ahorra la presencia de los amos. Los poemas de CL participan de ese espíritu: no sólo en lo formal puede encontrarse el mismo tipo de exuberancia producida por una hipertrofia del detalle, sino que a través de sus páginas los personajes viven en un territorio artístico donde no se deja sentir la influencia de las diversas ideologías que sustentan al poder en el mundo, y donde el hombre común cuestiona el destino que le han deparado seres algunas veces bienintencionados, pero siempre poderosos.

CL se presentó como un fenómeno nuevo en la poesía peruana, cuya tradición más reciente había dividido el área de la poesía en dos terrenos claramente definidos: la poesía pura (desvinculada de todo condicionamiento histórico que no fuera el de sus elementos y recursos) y la poesía política, entendida como al servicio de algún poder político. Dentro de este panorama CL llegó como una voz disonante, dispuesta a utilizar los recursos de la lírica, pero sin dejar de lado los aspectos sociales y políticos de la realidad; dispuesta a hablar de política, pero no a cantar el poder político. Estos planteamientos -implícitos en CL- han sido enfocados más tarde en una "Imitación de Propercio"(3) aparecida en 1970 ("Oh César, Oh Demiurgo/ tú que vives inmerso en el poder, deja/ que yo viva inmerso en la palabra".) Sin embargo entre la apertura del primer libro y la lucidez de este último poema Rodolfo Hinostroza dejó una breve obra poética diseminada por varias revistas. Dos de esos poemas -"Relato de Odiseo" y "Relato de Otelo"(4)- son una breve  crónica de la marginación que cierra el ciclo de los poemas de CL. Allí el autor, envuelto en la problemática del moro, hace un recuento y un balance de sus experiencias en el campo de la observación poética de la historia: "He vuelto la cabeza/ por ver a quién servía, y no he encontrado a nadie." Todos los poemas conocidos por mí hasta el momento parten del anterior descubrimiento: "Imitación de Propercio" es una negativa a seguir los dictados del poder temporal e implica una autosuficiencia en  lo concerniente al reino de este mundo. El poema "Celebración de Lysístrata"(5), aparecido en el N° 10 de esta revista, desarrolla la historia de una mujer que hace el amor con un hindú mientras su esposo  escribe desde la barraca -en este caso Vietnam- cartas de extraño tenor: "Marga, la vida del ejército es la mías; hay un tesoro/de compañerismo. Me siento más hombre que en tus brazos - etc." Desde el aparato histórico-cultural/ ficticio-real que ha montado dentro su obra, Rodolfo Hinostroza no puede hablar sobre un fenómeno contemporáneo sin convertirlo en una parábola total de la humanidad, no puede describir una situación sin estructurar un mito poético.

En CL el lenguaje, los recursos estilísticos y las situaciones apuntan predominantemente hacia contextos culturales pasados, mientras que los último dos poemas mencionados se mueven dentro de contextos culturales contemporáneos. Si en CL la solidez de la imagen poética y la fragilidad del acontecimiento histórico son producidas por el entretejimiento de realidad y ficción mencionado más arriba, en "Imitación de Propercio" y "Celebración de Lysístrata" esto es producido por una amalgama de elementos contemporáneos con "clichés" extraídos del acervo de la tradición cultural universal: versos de autores clásicos utilizados como parte del texto, que pueden no ser recordados por el lector, pero que probablemente dejarán al fondo de su mente una especie de reconocimiento, la vaga sensación de estar leyendo un recuerdo. En el poema de Lysístrata aparecen -bajo epígrafes de Shakespeare- líneas como "no callaré por más que con el dedo", juntos a slogans tan consagrados como "haz el amor y no la guerra". El amor y no las guerras. Las categorías ideológicas contenidas en la poesía de Rodolfo Hinostroza son inéditas en nuestro continente (conquistado, independizado, dominado, y ahora liberado, a través de la violencia). Ni las herencias ideológicas que ha recibido la América Latina, ni la tradición expansionista de sus tribus, han contemplado al pacifismo como una alternativa real. Tal vez por eso es aquí donde se hace más notoria una posición como la de los poemas comentados. Hinostroza -al haber creado una situación arquetípica a partir de su experiencia personal- ha escrito un mito poético de la guerra. Para el poeta la historia no se desarrolla a través de las guerras; tanto en CL como en los últimos poemas la historia violenta sólo está presente para ser trascendida por la poesía, y sus conflictos armados son desgracias -no acontecimientos heroicos- en la vida del hombre. Para el poeta el testimonio de la cultura cubre de vergüenza a los guerreros.



(1) La Habana, Editorial El Puente, 1964. Lima, Fondo de Cultura Popular, 1965.
(2) Los Nuevos, Lima. Editorial Universitaria, 1967.
(3) Revista de la Universidad de México, México, N° .....
(4) Haraui, Lima, N° 9, jul. 1967, pp. 2.3
(5) Es probable que este poema y la "Imitación de Propercio" sean parte de Contranatura, libro ganador del primer premio del concurso de poesía Maldoror 1970. Hasta el momento de ser entregada esta nota no había llegado a Lima información sobre el contenido de la obra premiada.




*Extraído de: Amaru N° 14 , revista de artes y  ciencias, pp. 85-86. (Lima, 1971).

Share this Post Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Te agradó el texto? ¡Deja tu comentario!