19 jun. 2014

Poemas de Saint-John Perse




ELOGIOS

V

...Pues, estas aguas tranquilas son de leche
                   y todo lo que se expande en las blandas soledades de 
   la mañana.                                                                
                Antes del día, en sueños, el puente lavado por una agua
semejante a la mezcla del alba, hace una hermosa relación
           del cielo. Y la infancia adorable del día, por el emparrado de las  
tiendas enrolladas, por sí misma desciende mi canción.     


Infancia, amor mío, ¿era sólo eso?...

Infancia, amor mío... ese doble anillo del ojo y la 
 holgura de amar...                                                        
Hay tanta calma y luego tanta tibieza,              
 y tanto continuo también,                                  
                  qué extraño estar allá, mezclado de as manos a la facilidad 
  del día...                                                                        
             ¡Infancia, amor mío!, uno sólo puede rendirse... Y ¿lo
dije, entonces? no quiero ni siquiera esos lienzos        
para removerlos, en lo incurable, a las verdes soledades
de la mañana... Y ¿lo dije, entonces? sólo hay que servir         
     como vieja cuerda... Y este corazón, y este corazón, ¡allá!
cómo se arrastra sobre los puentes, más humilde y más salvaje   
y más, que un viejo lampazo,                                         
extenuado...                                                                  

(Traducción de Ricardo Silva-Santisteban)


*Extraído de: Umbral, revista del conocimiento y de la ignorancia. N° 1, (1987).

Share this Post Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Te agradó el texto? ¡Deja tu comentario!